Entender para sensibilizarnos y reflexionar sobre los temas que debemos crear consciencia.

Entender para sensibilizarnos y reflexionar sobre los temas que debemos crear consciencia.

lunes, 14 de noviembre de 2016

Un elefante blanco de corazón oscuro

A casi 2 años de producir una serie de 4 escritos sobre las polémicas plantas a carbón de Punta Catalina, siguen las intríngulis arropando este proyecto, la República Dominicana se mantiene en una incertidumbre entorno al verdadero costo económico, social y ambiental que pesará sobre los hombros de cada uno de nosotros.

El reciente llamado a ratificación del acuerdo de París por parte de las Naciones Unidas, acuerdo que promueve la reducción de las emisiones de dióxido de carbono para el 2030 en un 25%, y la controversia desencadenada a partir de la aprobación de USD$600 millones por parte del Congreso Nacional para inyectarle al proyecto de Punta Catalina, ha despertado nuevamente la atención y preocupación del país.

No es para menos, estamos hablando de un proyecto que carece de un costo final cuantificable y que promete ser el elefante blanco de mayor contaminación de la República Dominicana, aumentando en un 20% las emisiones de CO2 cuando el país debe comprometerse, a través del Acuerdo de París, a reducir sus emisiones en un 25%. 

Fuente: Cámara Minera Petrolera de la República Dominicana

A muchos no les preocupa esto último dado lo insignificante que resulta nuestra producción de dióxido de carbono comparado con otros paises del globo, pero poniendo en contexto la crítica situación ambiental local y el alto nivel de contaminación que atraviesa el pais en tiempos actuales, incrementar nuestras emisiones en un 20% además de insensato es un atropello sin precedente a los derechos fundamentales de todos los que habitamos la isla, es un atentado contra la salud.
Poniendo más en contexto nuestro elefante blanco de corazón oscuro, el gobierno deberá endeudarse a un ritmo sobre los USD600 millones/año en esta gestión, representando una inefable carga que sobrepasa la capacidad de las finanzas públicas.

Cada año el subsidio al sector energético absorve más de USD1,000 millones, con una ecuación que a mayor energía servida mayor es el subsidio requerido para que el sistema no colapse, con unas pérdidas por distribución que rondan el 40%. ¿Y por qué no mejoramos primero la infraestructura de distribución eléctrica para reducir/eliminar las pérdidas por distribución que practicamente equivalen a lo que las dos plantas de Punta Catalina aportarían?
Recientemente La Alianza Mundial de Derecho Ambiental (ELAW), a solicitud del Instituto de Abogados para la Protección del Medio Ambiente (INSAPROMA) que es su  afiliado en el país, realizó un estudio donde exponen que la producción de energía a base de carbón sale tres veces más costosa que a gas y explicaban que cambiar las plantas de punta catalina de carbón mineral a gas también es posible.

La organización recomienda en su estudio científico la sustitución de la materia prima de carbón mineral para la Central Termoeléctrica de Punta Catalina por gas natural, debido al menor costo que representa este combustible sobre los costos de los efectos derivados del carbón, y por tener un menor impacto en el tema salud y su contribución al cambio climático.

El estudio expone que el gas natural es una alternativa factible al carbón y finalmente más económica. Si se utilizara gas natural en lugar de carbón en Punta Catalina, las emisiones de CO2 caerían a casi la mitad y por tanto los costos de los daños causados por éste. El gas natural está valorado como un combustible más limpio y más económico que el carbón, y se le considera como un sustituto preferible.

La imagen lavada del gas natural
Ciertamente el gas natural emite entre un 50% y un 60% por ciento menos CO2 comparado a las emisiones de una planta a carbón.  Pero lejos de esa teoría, tal como se ha comprobado a la fecha, el gas natural produce una gran contaminación en el proceso de extracción, y aun cuando sus emisiones de gases son más bajas al quemarlo en el proceso de combustión, es en su extracción donde se encuentra el momento más contaminante, lo que tanto hemos escuchado y leído sobre el fracking o fracturamiento hidráulico. Este procedimiento contamina el agua potable subterránea, por la perforación de las venas de agua subterráneas para la obtención del gas, provocando también grandes emisiones de CO2 y metano, contribuyendo significativamente al aumento del calentamiento global y el cambio climático, además de los químicos que se utilizan y que luego también van a la atmósfera. 

República Dominicana tampoco se afecta directamente del fracking, pero al igual que el carbón mineral, dependemos de los precios del mercado exterior mientras contribuímos a la degradación social y ambiental de esas naciones que lo producen, al final todos estamos conectados, ninguna situación es aislada en un planeta que busca ávidamente ratificar para reducir emisiones en conjunto.

Lo que si nos afecta directamente es la degradación ambiental en la que se encuentra sumergida el país, donde la producción de carbón vegetal (subproducto de la tala de árboles) y la agricultura intensiva/extensiva destruyen bosques y erosiona el suelo, con esto se suma el dragado de ríos para extración de agregados, la minería,  el secuestro del agua de los nacimientos de ríos para alimentar fincas privadas. Cuando montamos en una ecuación la degradación ambiental con las emisiones ya existentes y las previstas con estas nuevas plantas a carbón mineral (extracción del suelo), tenemos como resultado el deterioro de la calidad de vida de cada dominicano/a.
Sierra de Bahoruco producto de la tala para producir carbón vegeta.
 
Valle Nuevo producto de la agricultura ilegal intensiva y extensiva.
Hablando de costos reales
Cuantificando en términos económicos los costos de venta de la energía, en palabras de los voceros del gobierno, las plantas de carbón podrán producir energía a 9.8 centavos de dólar el kilovatio/hora y el precio promedio de compra de las distribuidoras para los primeros 2,000 megavatios (prácticamente el consumo promedio del país), una vez las plantas estén funcionando, bajará de 18.1 centavos de dólar que es la tarifa actual a 13 centavos de dólar el Kw/h reduciendo en por lo menos un 28% el costo de la tarifa. ¿qué tan cierto es esto?

Profundizando en esos datos encontramos que según el Annual Energy Outlook 2016 de la Energy Information Administration (EIA) de los Estados Unidos (http://www.eia.gov/forecasts/aeo/pdf/0383(2016).pdf), el precio de venta de energía en una inversión estable para plantas a carbón es de 9.6 centavos de dólar el kWh en tecnología de carbón convencional, esas que producen mayor impacto ambiental, la segunda cifra es de 11.6 centavos de dólar el kWh para tecnologías de carbón integrado con ciclo combinado de gasificación y de 14.7 centavos de dólar el kWh para tecnologías de carbón integrado con ciclo combinado con control y secuestro de carbono, esta última de menor pero aún importante impacto ambiental. Estos son precios estándares de los Estados Unidos quienes tienen minas de carbón mineral, y una economía basada en el uso de esta tecnología. Para la República Dominicana, comprar el carbón mineral como materia prima, representaría tarifas más elevadas para cualquiera de los tres tipos de tecnologías de carbón mineral al depender del mercado exterior..  

Es decir, que bien sea estamos construyendo la tecnología de carbón mineral más barata y que mayor impacto ambiental produce (para nosotros poder generar energía a 9.8 centavos de dólar por kw/h), o los números reales se alejan por mucho de estos márgenes, flotando en el hoyo negro del barril sin fondo en que se ha convertido nuestro gran elefante blanco.

Las dos plantas de Punta Catalina son sólo el inicio de una gran ola que se avecina en energía a base de fuentes sucias, otras plantas a carbón mineral vienen en camino. ¿A qué se debe tanta terquedad del gobierno insistiendo es un proyecto ahogado en su propio hollín?

Somos muchos quienes nos hacemos la gran pregunta casi ofensiva para el gobierno, ¿Por qué no continuar invirtiendo en energías limpias? Somos un país productor de viendo y sol por excelencia, materia prima gratuita, demostrada su factibilidad y eficiencia pues ya tenemos precedente en eólica y solar. Sólo faltaría eliminar todos los obstáculos que el mismo gobierno ha diseñado para que se conviertan en la verdadera solución energética, sólo faltaría verdadera voluntad política y menos corrupción para encaminar la República Dominicana por el verdadero camino del desarrollo, por la línea de la sostenibilidad. 

Parque Eólico Los Cocos, Perdernales

Obstáculos a las Renovables
La duración e imprevisibilidad de los procedimientos administrativos para obtener una concesión y para beneficiarse de los créditos impositivos y de las exenciones impositivas establecidas en la Ley 57-07. La implementación de la tarifa de alimentación establecida en la Ley 57-07 y su reglamentación, especialmente para el desarrollo solar. La falta de disponibilidad de capital, la ausencia de préstamos a largo plazo de concesiones comerciales, la dificultad para acceder al financiamiento internacional para energía renovable y eficiencia energética, y una falta de conocimiento y conciencia de las oportunidades financieras y las condiciones de las instituciones financieras internacionales sobre el clima.

Obviar tantos aspectos importantes que envuelven las insensatas plantas a carbón, su imapacto social y ambiental, la externalización de sus costos para aminorar su pesada y nefasta imagen, el bolsillo roto donde desaparecen las inversiones... con tantos huecos y medias verdades que abrazan este proyecto, lo que más verguenza e indignación provoca es el fugaz interés que nos despierta este profundo y amañado tema nacional que endeuda las próximas generaciones de dominicanos/as.



Escrito por: María Isabel Serrano Dina 
Publicado Lunes 14 de Noviembre 2016, Santiago, Rep. Dom. 




Escritos anteriores sobre las Plantas a Carbón de Punta Catalina:
¡Gobierno Miente sobre Plantas a Carbón!






Referencias:
Programa de trabajo resultante de las decisiones tomadas en la COP21 de las Naciones Unidas
Informe sobre impacto ambiental causarían plantas a carbón en Punta Catalina, Baní
Estudio de factibilidad de las Energías Renovables en la República Dominicana
Diagnóstico eléctrico de la CNE
Annual Energy Outlook 2016 de la Energy Information Administration (EIA) de los Estados Unidos (http://www.eia.gov/forecasts/aeo/pdf/0383(2016).pdf)
Estudio recomienda sustituir las plantas a carbón por gas natural
http://insaproma.com/web/index.php/2016/02/08/estudio-recomienda-sustituir-las-plantas-a-carbon-por-gas-natural/#more-896

By Serrano ecodiseño y soluciones sostenibles

By Serrano ecodiseño y soluciones sostenibles
La información presente en este espacio es producto de mi experiencia, investigaciones y conocimientos en aspectos de Sostenibilidad vinculados con Arquitectura, Urbanismo, Energías Renovables, Cambio Climático y Medio Ambiente; como profesional acreditada Nacional e Internacional.